|
 
 
|
 
Idioma:
 
  |  
Español
 
|
 
 
|
 
El Perú es el noveno país a nivel mundial en términos de extensión de sus recursos forestales y el segundo a nivel de Latinoamérica. De los 104.9 millones de hectáreas de aptitud forestal, 71.8 millones están cubiertas por bosques naturales y 27.9 millones de estos son calificados como bosques de producción permanente. Se estima que en la actualidad más del 10% de los bosques naturales han sido deforestados principalmente a causa de la agricultura y ganadería migratoria, actividades que aplican técnicas de tala y quema del bosque para obtener áreas productivas, las cuales, por la capacidad de uso del suelo y las prácticas realizadas, pierden rápidamente su valor y son abandonadas en cortos períodos de tiempo, dejando grandes extensiones de suelo intervenido con una baja capacidad de recuperación.

La forestería, por otra parte, es la actividad que menos impacto genera en el suelo amazónico. Si se realiza adecuadamente permite explotar un recurso renovable sin comprometer las necesidades de futuras generaciones, y así generar permanente riqueza en una de las zonas más pobres de la región.

Actualmente, menos del 30% de los bosques de producción permanente están puestos en valor. De los 100 m3 de madera disponible en una hectárea de bosque, se extraen sólo 3 m3 en promedio, y se estima que en un futuro óptimo se podrían llegar a extraer de 10 m3 a 15 m3. Esto demuestra que la forestería aún está muy por debajo de su potencial y es confirmado con estadísticas del año 2006, de acuerdo a las cuales la actividad representa menos del 1% de la economía en el Perú.